¿Cómo perdemos nuestro amor propio?

Tres versos de Delta

Héctor el pregonero