Chica de Florida comienza a buscar a sus hermanos y consigue a 80.

Kianni Arroyo, una joven intrépida de Florida, se ha embarcado en una misión única: reunir a su extensa familia de «medios hermanos». Hija de un donante de esperma, Arroyo no se conformó con conocer solo su historia inmediata. Armada con determinación y una curiosidad insaciable, decidió rastrear a todos aquellos que compartían su origen genético.

Esta emocionante búsqueda, que ha llevado a Kianni a conectar con más de 80 individuos nacidos del mismo donante, es una odisea que va más allá de lo convencional. A pesar de los obstáculos, como la eliminación de registros por parte de la empresa de donación de esperma, Arroyo perseveró. Su historia, narrada a través de su cuenta de Instagram, es un testimonio de la importancia de saber de dónde venimos y la búsqueda del sentido de pertenencia.

La joven conoció a su padre biológico a los 18 años en un viaje a Universal Studios, un encuentro que marcó un hito en su vida. Desde entonces, no ha dejado de buscar y unir a su creciente familia. Cada nuevo hermano encontrado añade una pieza más al rompecabezas de su identidad.

Comparte este post