La pava de acero

En el mundo del celuloide son muchas las maldiciones y misterios que se ciernen sobre el universo fílmico y sus estrellas, pero una de las más resaltantes es la vivida por todo lo que ha tenido que ver con la creación del Comic de Superman hasta la más reciente superproducción de Warner Brothers, «Superman Returns».

Desde su concepción, hasta su más reciente entrega de las aventuras del superhéroe de Kriptón, algo mucho más fuerte que la kriptonita ha debilitado al «hombre de acero», algo que se conoce en el mundo entero como «la maldición de Superman», algo más fuerte que una pava siríaca, algo que puede ser llamado «la pava de acero».

Jerry Siegel y Joe Shuster, crearon al mítico personaje en el año de 1958 y poco después vendieron los derechos de su invención por apenas 130 dólares, sin saber la gran cantidad de beneficios que este producto traería a sus compradores. Uno de los genios que gestaron la leyenda del superhéroe más optimista de todos, murió en la más fuerte de las miserias, casualmente 20 años después del nacimiento de su creación y el año en que se estrenó la versión cinematográfica de Cristopher Reeves.

Esta tenebrosa sombra comenzó a expandirse por todos los medios y comenzó a atacar a todos los que se ponían la piel de Superman y de quienes interpretaban a los personajes de soporte de esta historia. La mala suerte no respetaba escenarios y fue así como en la televisión, radio y teatro cobró sus víctimas.

En 1942 se intentó llevar al personaje de DC Comics a los dibujos animados y fueron los hermanos Fleicher, quienes intentaron hacer esta proeza, pero al final todo fue un desastre y su estudio se llenó de deudas, y hasta desapareció por completo.

Michael Fipzmaurice puso la voz de Superman en una serie de programas transmitidos por radio, luego de eso no volvió a encontrar un trabajo decente y quedó hundido en la pobreza.

Bud Coger comenzó su carrera siendo la primera voz de Superman en la serie animada de 1941, es llamado en 1966 para prestarle nuevamente su voz al Hombre de Acero en «The New Adventures of Superman». Este fue su último trabajo respetado, porque pasó desapercibido por años, hasta que en 1969 falleció a consecuencia de un problema circulatorio.

Kirk Alyn fue el primer hombre que dio la cara al héroe del planeta Kripton en el año de 1948, luego de eso su carrera se volvió un verdadero desastre y fue condenado a hacer papeles mediocres toda su vida. En el 1978 participó en el filme de Richard Donner e interpretó al padre de Lois Lane, en una escena que para el colmo de sus males, fue sacada del metraje original y no fue vista hasta que salió esta producción en DVD. Kira murió a los 89 años de edad, el mes de marzo del año 1999.

En el año de 1955 Bob Holiday, era uno de los actores más respetados en los Estados Unidos y su fama era imbatible, hasta que se le ocurrió vestirse de Superman en una obra de teatro llamada «itÏs a bird, itÏs a plane, itÏs Superman» (Es un pájaro, es un avión, es Superman). Luego de eso su carrera se vino abajo y jamás volvió a ser el mismo y terminó como otros hombres de acero, en la ruina.

George Reeves es el hombre que le ha dado el sentido de maldición a estas causalidades que rodean al animado personaje, porque el fue la primera víctima fatal de esta retahíla de hechos pavosos y su muerte aún es un misterio y, de hecho, se dice que su fantasma aparece vestido de Superman en la casa donde se quitó la vida.

Reeves, fue el actor que le dio vida a la serie de televisión por más de una década y cuando se canceló en el año de 1959, el actor estaba sumido en la crisis del personaje y poco a poco se fue arruinando, hasta que tomó la presunta decisión de suicidarse, porque muchos medios de comunicación indicaron que, detrás de su muerte, estaba una amante del histrión en decadencia, quien supuestamente trabajaba para los estudios MGM.

Christopher Reeve, es sin duda el actor más reconocido en el papel de Superman, gracias a los excelentes filmes de Richard Donner, los cuales fueron exhibidos a finales de la década de los 70. Posteriormente al final de su participación como uno de los héroes más rentables en la historia del cine, sufre un accidente al montar un caballo, que lo deja paralítico y 9 años después muere por una infección.

Es algo curioso que los dos representantes más trágicos de esta cadena de acontecimientos, se apellidan casi de la misma manera, porque una «s» es la diferencia entre George Reeves y Christopher Reeve.

Pero esta mala racha no es exclusiva del rol principal, porque la actriz Margot Kidder, famosa por ser la Luisa Lane de los largometrajes de Donner, tuvo que enfrentar grandes penurias. En 1996, un año después que Reeve tuviera su lamentable percance, Margot presentó un colapso nervioso y un ataque de paranoia, que la llevó a decir que uno de sus exmaridos quería asesinarla; meses después fue encontrada en la calle, sucia, con el cabello cortado con una navaja y sin alguno de sus dientes. En la actualidad se encuentra estable.

Richard Pryor, quien interpretó a Gus Gorman en Superman III, presentó en 1986 la enfermedad de Esclerosis Múltiple y murió el 10 de diciembre de 1995 por un ataque al corazón. Pryor fue uno de los comediantes más famosos de los Estados Unidos y su fama era envidiable, hasta que se cruzó con Superman y a partir de ese momento su carrera se fue por el drenaje.

Marlon Brando intrepretó al padre de Superman y aunque no presentó síntomas de la maldición, enfrentó momentos muy duros, como el encarcelamiento de uno de sus hijos por asesinato y el suicidio de su otra hija.

En la columna del próximo sábado se hablará del nuevo episodio de Superman, una superproducción de 200 millones de dólares, con muchas aristas y curiosidades, con un orden cronológico peculiar, que parte desde la segunda película de Richard Donner, cuando el hijo de Jor El era Christopher Reeve y se enfrentaba al General Zod, mucho antes de que llegará «la pava de acero».