Crónicas furtivas de Pamela Guti

Demasiado misterio hay sobre la existencia de Pamela Guti, algunos se empeñan en defender la teoría de que es un ser humano, de gran candidez y otros grandes talentos. Otros sin embargo, dicen que su vida tiene mucho más que ver con la galaxia muy, muy lejana.

Según su biografía, nació en Caracas; aunque algunos sostienen que su verdadero nacimiento se dió en el planeta Jedha y lo cierto es que su nombre se menciona en algunos archivos perdidos del planeta Coruscant y este artículo se basará en su leyenda y no en lo que está escrito en piedra en los buscadores de Internet de este planeta.

Según estos pergaminos ancestrales, Pamela fue elegida como Padawan, por su vocación por proteger la paz y desde pequeña mostró un gran poder y una conexión más allá de lo normal con lo espiritual. Sin duda en ella, la fuerza era muy fuerte y eso llamó la atención del maestro Jedi, Mace Windu, quien viajó a Jedha a encontrarse con ella.

El maestro Windu, quería entrenar personalmente a esta anomalía en la fuerza, mientras viajaba hacia su destino, pensaba si Pamela era la elegida, que le iba a poner fin a los conflictos que se esparcían por toda la galaxia. Windu recordó como llego apenas a los 6 meses de nacido a la orden Jedi y hoy era uno de sus principales miembros; tenía la tarea de descubrir que pasaba con Pamela.

Así que este Maestro Jedi, quien obstentaba el cargo de Comandante Jedi del Gran Ejercito de la república, aterrizó en Jedha, una luna de clima muy frío. donde existía una gran cantidad de cristales kiberiano, que eran usados para hacer los sables de luz y armas mortales como la estrella de la muerte, por lo mismo, fue desde tiempos indómitos un lugar en eterna guerra. La misión de Windu, era la de rescatar a esta joven Pamela y llevarla a la orden Jedi, para solicitar que fuera su Padawan.

Fue directo a la ciudad sagrada de NiJedha, donde se le presentó a una adolescente Pamela Guti, que parecía saber cuál era su destino, esto sucedió algunos años antes de que el Gran Moff Wilhuff Tarkin, diera la orden de destruir la ciudad.

Pamela fue presentada ante el Consejo Jedi, el maestro Yoda la vio con especial atención, en su interior sabía que a pesar de su gran poder, ella nunca se pasaría al lado oscuro de la fuerza, aunque también sabía, que ella podría aprender cualquier habilidad de cualquier bando y hacerla suya, para luego usarla a su estilo, siempre apegado al lado más luminoso de la fuerza. Le ordenó de inmediato a Windu, que comenzará con los entrenamientos como Padawan, Yoda la miraba como un gran Jedi del futuro, pero el maestro Mace tendría otro plan.

El tipo de ser de Pamela, le permitía vivir muchos años y se desconocía su edad; tenía un gran poder para comunicarse con quienes habían muerto y fue clave para descifrar mensajes de otros caballeros Jedi que a pesar de no estar en este plano físico, podrían hablar con ella. Esta habilidad, ella la conocía muy bien, sin embargo no era de su agrado mezclarse con estas dimensiones,

Mace sabía que Pamela no era como sus anteriores alumnos y ella estaba destinada a cumplir un rol determinante y nada conocida en el mundo de los Jedis, el presentía una perturbación de la fuerza y sabía que venía lo inevitable.

Pamela usaba un sable de luz de color rosado y fue aprendiendo todo lo necesario del mundo Jedi; tenia un gran poder usando su mente para dar felicidad a todos aquellos que estaban cerca y a pesar de su capacidad de hacer que otros hagan su voluntad, ella nunca se apegó a esa habilidad, para ella el libre albedrío debía siempre reinar y esto ofuscaba a su maestro, que pensaba que ella no usaba todo su arsenal.

Por pocos días, Pamela uso trampolines para entrenar sus movimientos, en cuestión de semanas podría moverse casi tan rápido como Yoda, y tenía una forma de pelear muy particular, usaba la fuerza del enemigo, dejaba que cargaran todo su ataque sobre ella y luego los sorprendía, porque les daba la vuelta y terminaba con el conflicto, todo quien la subestimo pagó las consecuencias de ese gran error. Sin embargo Pamela sólo entraba en batalla si su vida o la de sus seres cercanos estaba en peligro, ella siempre evitó la guerra.

Pasaron los años y Pamela dejo de ser una desafiante Padawan y se convirtió en una Jedi muy poderosa y cuando llegó al consejo, un niño llamado Anakin Skywalker, Mace Windu sabía que tenía que activar su plan, sabiendo que el fin estaba cerca.

Convocó a Pamela, para un combate de practica, y su estilo de combate llamado Vaapad, era prácticamente invencible y siempre le había ganado a Pamela en todas sus rondas de aprendizaje, pero esta vez no sería así.

Pamela lo esperó y resistió todos sus embates; sus pies apenas se movían hacia atrás cuando Windu la atacaba constantemente, ella nunca perdió la compostura ni se sintió amenazada; su nivel de Paz alcanzada en el transcurso de los años, la llevó a descubrir que tenía todo a su favor y cuando sintió el furor de su contrincante ir con el mayor de los impetus, Pamela brinco acrobáticamente hacia atrás y cuando Windu aterrizó en el espacio donde estaba antes su antigua Padawan, ella le puso el Sable a la altura del pecho y le dijo «esto terminó».

Pamela sería una de las tres personas que pudo vencer en combate a Windu y esto no pasaría a la historia, en parte por el plan que se urdía en esos momentos. Su maestro le contó sus sospechas y la necesidad que ella hiciera un enorme sacrificio por los Jedi.

Le pidió que hiciera un viaje espiritual, que se desprendiera de su alma y viajara a un planeta muy lejos de la sombra del Imperio, tan lejos que sus habitantes desconocían de la existencia de los Sith, de los Jedis. En el proceso perdería la memoria y sus habilidades quedarían dormidas, su alma tenía que rencarnar 100 veces para recobrar todo su poderío y habitar como simple mortal por centurias, hasta poder reclamar su sitial como la formadora de la extinta orden. Era el fin de su vida como la conocía, pero el principio de su viaje, sería la segunda el viajar, el primero de ellos contaría la historia al mundo, para que todos supiera de la existencia de estas galaxias, muy, muy lejanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *