Demanda Histórica a Apple: Acusada de Monopolio en el Mercado de Smartphones

El gigante tecnológico Apple se encuentra en la mira del Departamento de Justicia de Estados Unidos y más de una docena de estados, que han presentado una demanda antimonopolio sin precedentes contra la empresa. Esta acción legal representa el último capítulo en una serie de enfrentamientos entre grandes corporaciones tecnológicas y el gobierno estadounidense, que busca regular el inmenso poder que estas compañías han acumulado en las últimas décadas.

El secretario de Justicia Merrick Garland anunció la demanda, presentada en el Tribunal de Distrito de Nueva Jersey, alegando que Apple ha mantenido su dominio en el mercado de smartphones no solo por superar a sus competidores en méritos, sino también violando la ley antimonopolio federal. «Los consumidores no deberían tener que pagar precios más altos porque las empresas infringen la ley», enfatizó Garland.

La demanda sostiene que Apple ha perjudicado la competencia y ha restringido la innovación a través de términos restrictivos en su tienda de aplicaciones, tarifas elevadas y su enfoque de «jardín amurallado» en su hardware y software. Esto ha resultado en que Apple ofrezca a sus propios productos un acceso y funciones preferenciales en comparación con sus competidores. Además, se acusa a Apple de socavar aplicaciones y servicios que podrían reducir la dependencia de los usuarios en el iPhone.

Entre las prácticas cuestionadas se encuentra la capacidad de los iPhones para enviar fotos y vídeos de alta calidad entre ellos, mientras que los mensajes multimedia a teléfonos Android son de menor calidad. Aunque Apple ha acordado mejorar el estándar de calidad para interactuar con teléfonos Android, la demanda también señala que Apple restringe el acceso de otras empresas a ciertas partes de su hardware, como el chip de hardware de pago del iPhone.

La demanda afirma que Apple ha monopolizado ilegalmente los mercados de smartphones mediante el uso de una compleja red de términos contractuales que afectan desde los mensajes de texto hasta los pagos móviles. Apple, por su parte, ha negado las acusaciones y se ha comprometido a defenderse enérgicamente. La empresa argumenta que la demanda amenaza su capacidad para desarrollar tecnología atractiva y amigable para el consumidor.

Comparte este post