Detienen a un Hombre por Llamar más de 2000 Veces a la Policía

En un giro insólito de eventos que parece sacado de una comedia negra, un anciano de 67 años en Saitama, Japón, ha sido detenido tras una maratónica serie de llamadas a la policía. Este tenaz ciudadano realizó nada menos que 2,060 llamadas en apenas nueve días, dedicando aproximadamente 27 horas en total para expresar su disgusto hacia el personal, a quienes tildó de «ladrones de impuestos» y «grandes imbéciles». Esta hazaña, equivalente a una llamada cada seis minutos, ha dejado tanto a autoridades como a internautas perplejos y, en cierta medida, impresionados por su inquebrantable persistencia.

El arresto, que ocurrió tras una redada en su hogar, puso fin a su intensa campaña de acoso telefónico, diseñada para perturbar el día a día de la comisaría. Al ser detenido, el hombre aceptó su destino con resignación, consciente de que sus acciones eventualmente lo llevarían a enfrentarse con la ley. Lo que permanece envuelto en misterio es la razón detrás de su implacable cruzada contra la policía. Aunque su historial de llamadas revela años de comunicaciones unilaterales con las autoridades, solo recientemente decidió intensificar su operación por razones aún desconocidas.

Este caso, que podría haber ocupado recursos críticos destinados a emergencias reales, ha generado una mezcla de reacciones en línea, con muchos asombrados por la dedicación del anciano a su peculiar misión. Aunque las implicaciones de sus acciones son serias, su inusual forma de protesta ha capturado la imaginación de la gente en todo el mundo.

Comparte este post