Esta es la Poceta Más Extrema del Planeta

Ubicada en el filo del mundo, a 2,600 metros sobre el nivel del mar, se alza un inodoro que desafía la gravedad y el valor de quienes se atreven a usarlo. En el corazón de Siberia, este cubículo no es para los débiles de corazón, y su ubicación al borde de un acantilado lo convierte en el trono más extremo del planeta.

El equipo de la estación meteorológica Kara-Tyurek, cuyo nombre evoca la oscuridad en la lengua nativa, vive en una altitud donde el oxígeno escasea y los suministros son tan raros como los días cálidos. Desde 1939, la estación ha sido un punto vital para la investigación meteorológica, con solo el cielo como límite y la tierra como un lejano recuerdo. Los valientes meteorólogos que habitan este confín del mundo son abastecidos anualmente por el zumbido lejano de un helicóptero, su única conexión con la civilización. Y en el pico de su aislamiento, se encuentran con el reto de enfrentar el vacío en su visita más vulnerable al baño.

Comparte este post