Estudio de Harvard indica que la gente atractiva tiene muy mala suerte en el amor

Si piensas que ser atractivo es un pase dorado para una vida amorosa perfecta, piénsalo de nuevo. Un estudio reciente ha sacudido el mundo de las relaciones, revelando un lado oscuro de la belleza. ¿La buena apariencia y las relaciones estables son incompatibles? La ciencia dice que quizás sí.

Christine Ma-Kellams, una psicóloga social de Harvard y la Universidad de La Verne, junto con su equipo, se adentró en el impactante mundo del atractivo físico y su impacto en las relaciones amorosas. Su estudio, publicado en Personal Relationships, descubrió que, sorprendentemente, las personas más atractivas podrían tener relaciones más cortas y más divorcios.

A través de cuatro experimentos, los investigadores exploraron esta conexión. En uno, dos mujeres calificaron la apariencia de hombres en fotografías de anuarios de los años 70 y 80. Al buscar sobre su estado civil en Ancestry.com, descubrieron que los más guapos tendían a estar más divorciados que casados.

Otro experimento con celebridades arrojó resultados similares: los más atractivos habían tenido matrimonios más cortos. Esto plantea una pregunta intrigante: ¿la belleza trae consigo una ”responsabilidad relacional” que impulsa el interés en parejas alternativas?

El tercer estudio confirmó esta teoría. Personas atractivas en relaciones estables mostraron más interés en alternativas románticas. Esto sugiere que la belleza no solo viene con ventajas, sino también con desafíos únicos en el ámbito del amor.

Entonces, la próxima vez que envidies a esa persona guapa que lo tiene «todo», recuerda que en el amor, la belleza puede ser más una maldición que una bendición.

Comparte este post