Gato se Gradúa con Doctorado Honoris Causa en la Universidad de Vermont

En una historia que parece sacada de un cuento, Max, un gato atigrado de seis años, ha dejado huella en la Universidad Estatal de Vermont, no solo por su presencia constante en el campus, sino también por haber obtenido un doctorado honoris causa en Literatura. Este peculiar graduado ha sido una fuente de alegría y consuelo para estudiantes y personal por igual, especialmente durante tiempos tumultuosos.

Max comenzó a visitar el campus de Castleton de la Universidad Estatal de Vermont desde que su dueña, Ashley Dow, permitió que explorara los alrededores de su hogar cercano. Con el tiempo, se convirtió en una figura emblemática del campus, a menudo saludando a los estudiantes y profesores a primera hora de la mañana y ofreciendo un momento de calma entre clases. Su carácter amigable y su disposición a interactuar con los estudiantes lo han hecho increíblemente popular.

El reconocimiento de Max no se limita a los límites del campus. Su historia ha capturado la atención de personas de todo el mundo, llegando incluso a recibir mensajes desde lugares tan lejanos como Alemania e Inglaterra. La oficina de comunicación de la universidad incluso le ha creado su propia página en el directorio de la escuela y una cuenta de correo electrónico, gestionada por Dow y su hija, Kaitlyn Tanner, también estudiante de la universidad.

La graduación de Max no es solo un evento alegre, sino que simboliza la resiliencia y el espíritu comunitario de la Universidad Estatal de Vermont, especialmente significativa ya que la clase de 2024 marca la primera promoción combinada tras la fusión de varias instituciones en la universidad. Este hito ha sido una parte importante de la historia de la universidad, demostrando cómo incluso un gato puede dejar una huella imborrable en la comunidad educativa.

Comparte este post