Hombre Recibe Castigo por Llamar a su Ex 21,807 Veces

En un caso que redefine los límites del acoso post-ruptura, un francés de 33 años ha sido sentenciado a 10 meses de prisión, de los cuales cumplirá cuatro, por una campaña implacable de llamadas y mensajes a su exnovia, sumando un total de 21,807 intentos de contacto. Este episodio extremo, surgido de una ruptura que no fue aceptada de mutuo acuerdo, ilustra el peligroso borde donde el despecho se convierte en obsesión.

El tribunal de Lyon escuchó al acusado admitir su «estupidez», justificando su acoso en la espera de un agradecimiento por trabajos realizados en el apartamento de su ex. Lo que comenzó como un reclamo por reconocimiento se transformó rápidamente en un asedio telefónico, extendiéndose incluso a la familia y el lugar de trabajo de la víctima, una profesora de 32 años. La situación solo se apaciguó tras un agradecimiento forzado durante una mediación, momento después del cual el acusado, ahora sometido a tratamiento psiquiátrico, ha cesado el contacto.

Este incidente no solo pone de manifiesto la importancia de establecer límites claros tras una ruptura sino también la responsabilidad de ambos individuos en mantener una distancia saludable. La línea entre insistir en una reconciliación y caer en el acoso es delgada, y este caso sirve como un sombrío recordatorio de las consecuencias legales y emocionales que puede acarrear su transgresión. Además, subraya la relevancia de buscar apoyo en amigos, familia y, si es necesario, autoridades, para prevenir o detener el acoso.

Comparte este post