Ilusionista Tour, una de las mejores giras del año.

Sanluis anotó muchos goles en la cancha de la nostalgia y la buena música, en la ciudad de Miami. La agrupación trajo a los presentes muchos recuerdos, sensaciones y la evocación del sentimiento más universal, el amor en todas sus variedades.

La cuenta regresiva le dio paso a un relato de Daniel Habif, que tocaba el tema del poder de la música y de como los venezolanos convierten este arte en magia; sus ideas, pusieron los pelos de punta a más de uno, ante la impresionante descripción hecha por el motivador. Luego del silencio que continuó del punto y final de esta narración, salieron a escena Santiago y Luigi. Sanluis.

“Niña Dura”, fue el tema que presentó el boleto a un viaje por la nostalgia que engalanó esa noche y que hizo llorar a muchas personas; una velada que nos trajo los recuerdos más bonitos de una Venezuela de nuestro pasado.

En el James L. Knight Center, se celebró el amor por la familia, por la sangre, por los amigos, por esa persona que nos acelera el corazón e incluso se festejó las hipótesis, que sólo reinan en la imaginación de quien se ha fijado en otro ser de forma unidireccional.

Se llevaron a escena canciones como “Cosita Rica”, “Segundo Plato”, “Como Yo”, “Pa Que No Me Puedas Olvidar”, “Si Yo Estoy Loco”. Que fueron coreadas por la audiencia; que bailaron, con ellas; con muchas de sus letras, se llevaron las manos al pecho y hasta dedicaron esas piezas musicales a terceros, que no estaban a su lado en ese momento.

Fue el turno para lucirse de Hana Kobayashi, quien cantó junto a Luigi el tema que le dio el nombre al tour. Demostrando que es una de las mejores del país y su crisol de razas, la hace única en su estilo y a su vez más criolla que un “sushi de cazón”, cómo dijo el propio cantante de la agrupación, cuando la presentó al público.

Luego llegó la sorpresa de la noche y en medio de un set con sonido acústico, salieron a recorrer parte de los pasillos del local, la combinación de SanLuis y Nauta; es decir el 83.33 por ciento de VozVeis.

“Aunque sea poco” y “La Niña de mis Ojos” bastaron para que el recinto casi se viniera abajo de la emoción de los presentes. La gente cantó a todo pulmón e incluso corrieron lágrimas en algunos rostros que pude ver.

Este concierto, fue sin duda uno de los mejores del año y posiblemente uno de los mejores que le he visto a Sanluis. Aquí no faltó nada, fue una auténtica montaña rusa, donde pasamos por muchas sensaciones poderosas y bonitas.

Ilusionista Tour; se ancló en el otro sentido de la palabra ilusión, porque nos llenó el corazón a todos y así fue como todas las ilusiones de los presentes vibraron alto y sentimos que sin duda alguna, el mundo es un lugar mejor y que ya vendrán tiempos mejores.

Leave a Reply