Karina Guerrero: Encantos dulceácidos.

Una entrevista que nunca se escribió, fue el inicio de esta historia, en honor a la verdad, ella no se merece quedar para siempre atrapada en un género periódistico, ella necesita ser llevada a las letras, con la evolución de los momentos que puedan pasar.

Casi incomprensible, pasa de un extremo a otro en cuestión de segundos. Puede irrumpir el silencio más puro con un comentario de esos que te dejan perplejo, de esos momentos que quedan en tu mente, bajo las tenues luces de la pregunta ¿Qué fue lo que pasó aquí?

Puedes verlas en diferentes plataformas; que van desde el Onlyfans hasta el Tiktok; ligera de ropa o llena de artilugios en medio de una coreografía que casi siempre pasan por su mano en el cuello. Pero la mejor manera de experimentarla es en vivo, para lidiar con esa naturaleza de doble filo.

Con su voz tan propia y tan extraña; con sus movimientos que fluctúan entre lo mecánico y lo incorpóreo, se hace sentir, se hace querer. Ella así echa la loca se va quedando, cuando te das cuentas, ya te prendaste de ella, de su forma de ser y de lo impredecible que pueden ser alguna de sus salidas.

Que genial esa taza de café que nos puso en el mismo plano. De momento me guardo muchas anécdotas, porque quiero seguir escribiendo sobre ella y de todo lo que hace, en medio de las aventuras que seguro seguirán viniendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *