La majestuosa geografía de Isairis

Es fácil caer ante los encantos entre los paralelos y meridianos de Isairis, ella, mujer de corte universal, repleta de historias y caminos. Nos invita a pasar a su país, donde ella rige como única monarca.

Sube el telón de la entrevista, como primer acto tenemos un cabello enrulado y lleno de vida; unos ojos que brillan y que te alumbran con destellos arrolladores y un verbo que se dispara a millones de millas por hora.

No sería descabellado pensar que Isairis, es un hada extraviada en la tierra, porque en ella, reina la magia y quien no lo vea, debe ir de emergencia al oculista.

Pertenece a la casta de los incomprendidos del zodiaco, nada más y nada menos que escorpio. Nació en Panamá y lo curioso es que quienes la conocen, le han dado diversos puntos de origen, desparramados por los mapas de nuestra América Latina.

Es artista en toda su definición, porque canta, actúa y baila. Como persona es en esencia, mutisápida, porque se puede pasar de la risa a la reflexión en segundos. Es la soberana imbatible de los chistes que muchos consideran como malos. En resumen, con ella, nadie se aburre.

Tiene diversos proyectos audiovisuales en puerta, unos cortometrajes por salir; una que otra película y su música. Abro este punto y aparte, para dejar una acotación muy personal, confieso que fanático de su rol como cantante, abajo les dejo un vídeo, para que vean como es la cosa.

Vídeoclip Soy Mala.

Quererla es inevitable y es algo que nace de inmediato en las raíces del alma. Como mujer es camaleónica, porque puede ser de cualquier parte de nuestro mapa mundi; y si su energía fuera un playlist, tendría fandangos, tamborito, decima y mejorana, bullerengue, merengue, salsa, rap, rock, pop, música urbana, vals, flamenco, llanera, trap, danzón, por mencionar algunos.

En la ducha, canta canciones de Disney y en la calle, se mueve como si fuera un compendio de notas de una partitura; es resiliencia, se sobrepone de los malos momentos, con una facilidad pasmosa, tal cual las perlas de la canción del maestro Rubén Blades, “déjenme reír (para no llorar)”.

Isairis es un país que tiene de todo, tesoros inconmensurables, paisajes increíbles, volcanes, glaciares, desiertos, selva, estepas, playas celestiales y pantanos hermosos. En fin ella, lo tiene todo, su geografía te atrapa en su mundo y de ahí no vas a querer salir.

Leave a Reply