Lo que no se contó en La Sociedad de la Nieve, tomar otro camino hubiera salvado muchas más vidas

En el corazón de la tragedia que sacudió a Uruguay y al mundo entero, hay una historia no contada, una ruta no explorada que podría haber cambiado el destino de los sobrevivientes del accidente aéreo de 1972. En medio de las montañas andinas, a solo 20 kilómetros al este del sitio del accidente, yacían un rancho y un hotel abandonado con baños termales, un refugio desconocido para los desafortunados viajeros.

En diciembre de 1972, Parrado, Canessa y Vizintín, enfrentaron la decisión más crítica de sus vidas. Frente a ellos, dos direcciones: hacia el este, la posibilidad desconocida de un refugio cercano; hacia el oeste, la esperanza incierta de encontrar civilización. Su elección se vio influenciada por un error crucial: la creencia errónea de que se encontraban en Chile, basada en la última afirmación del copiloto antes de morir. Esta desafortunada desorientación, sumada a la falta de brújula, mapas y una información errónea, los llevó a elegir el oeste.

Si hubieran conocido la existencia del Hotel Termas el Sosneado, construido en 1938 y ubicado a orillas del río Atuel, su travesía podría haber tomado un rumbo dramáticamente distinto. Hoy, este hotel en ruinas es un testigo silencioso de lo que pudo haber sido. Si los pilotos hubieran interpretado correctamente sus instrumentos, si Parrado hubiera sido persuadido por Canessa, si no hubiera habido un temporal… tantos «si» que plantean un escenario alternativo.

Este relato no solo es un testimonio de la resistencia humana, sino también un recordatorio de cómo el destino puede depender de un simple giro del azar. Los sobrevivientes, guiados por un entendimiento equivocado, superaron desafíos impensables, pero siempre quedará la pregunta: ¿qué hubiera pasado si hubieran sabido de la salvación que les esperaba al este?

Comparte este post