Lo que siempre quise decirte Mayra Bolívar

Sé que no te gusta hablar de despedidas, ni de cosas que llegan a su final, pero son cosas inevitables. Yo sólo quiero poner un poco de mi corazón en este relato y decirte todo lo que quiero, dejar un testimonio, antes de que las fallas técnicas que existen en mi mente, borren algunos fragmentos.

Lo primero que debo decirte es que nunca he pretendido llenar ningún espacio familiar, no me considero tu padre; aunque eso sí, puedo ser uno de los amigos más viejos que tienes y quiero dejarte claro, que si yo hubiera tenido una hija en el momento que me tocaba, quisiera que fuera como tú, porque me siento enormemente orgulloso de tí.

Debo reconocer que en nuestro primer encuentro, no pensaba que esto se convertiría en lo que es y que en tan poco tiempo nos conocieramos tanto y te quisiera yo de esta manera tan enorme y por la misma razón debo empezar por darte las gracias, por darle algo de sentido a mi vida, porque me has dado un propósito, que es sencillamente ayudarte a ser la mejor en todo lo que te propongas y darte todo lo que tengo para que pises todas las cimas que tienes que conquistar.

Mi consejo inicial es que vivas tu vida a tu manera, que no dejes que nadie te condicione a hacer cosas que no te gusten y que no exista nada en el planeta que haga salir de tu camino, Mayra si quieres salir en chancletas y desfilar por un mercado con tu mejor sonrisa hazlo; si quieres experimentar, lánzate con todo que la vida es muy corta, para quedarse con la eterna pregunta sobre lo que hubiera pasado, si lo hubieras hecho. Quiero señorita Bolívar que te des el lujo de ser quien eres y de sentir todo lo que por ti pase, sin que te avergüences de eso. Si quieres llorar, hazlo; si quieres reír, hazlo; si quieres salir a bailar bajo la lluvia, hazlo; si quieres comerte al mundo, hazlo o si quieres quedarte en casa a fumar una Hookah, hazlo.

Quiero que sepas, que no debes permitir que nadie dude de tus talentos y que te hagan pensar que no sirves; que debes pintarles una paloma y decirle bien fuerte «jodete» a todo que quiera traerte sus prejuicios de mierda y que te subestimen.

Mayra te pido, que compres dos mapas, uno de los Estados Unidos y que vayas poniendo marcas a todos los estados que vayas visitando; que también lo hagas con una lista de todos los países y que vayas tachando uno a uno, hasta que los conozcas todos y cuando visites el último, me dediques 10 segundos de tus pensamientos.

Quiero que te quites el miedo y que siempre creas en tí, que tengas claro, que eres una gran mujer y que de eso no te debe caber ni la mínima duda. Quiero que triunfes haciendo lo que amas y que todos los días sean uno más y no uno menos.

Deseo que hagas el amor en el idioma que te de la gana; que duermas plácidamente, que comas todas las mandocas del planeta, que disfrutes de los atardeceres, que sonrías siempre.

A las personas que lleguen a tu vida, siempre deben saber que odias la cebolla, que no te gusta el café, que odias que se coman la mitad del tequeño que dejas, que no te gusta el aguacate, ni el quesillo y que todo eso forma parte del universo que te hace la gran mujer que eres.

Tú me conoces mejor que nadie, sabes que quisiera tener una varita mágica, para alejar todas las cosas malas de tu vida, y me frustra no poder protegerte tanto como quisiera; que me cuesta un mundo no decirte que tengas cuidado en alguna decisión que tomes, porque no quiero que nadie te haga daño y sabes bien que estoy haciendo mi esfuerzo para no inmiscuirme en tus cosas y dejar que vivas tu vida, yo sólo quiero lo mejor para ti que nada, ni nadie te robe la sonrisa.

Quiero que sepas que la vida es mucho mejor en compañía de personas que te aman, con ellos los días serán siempre más divertidos y siempre trata de ser honesta contigo y que estés en donde quieras estar, que no frenes tu paso, bajo ninguna circunstancia.

Nunca cambies, da tus besos, tus abrazos y tu sonrisa a quien lo necesite (Claro, que te gusten, tampoco es una obra de caridad). A mi tu forma de ser, me cambió un poco la vida y agradezco por darme tanta felicidad. Por lo mismo, no quiero ser egoísta y espero que esa cualidad que tienes, cambie, cientos de vidas.

Jamás pases por la vida de puntillas, pisa fuerte, corre con ganas, deja huella. No evoluciones en silencio, haz que todo el mundo sepa de ti y que ese estruendo que eres, se escuche desde Amsterdam hasta la Isla de Pascua. Se siempre libre, es una orden,

Quiero que nunca pienses que te sobra el tiempo, porque la vida es engañosa y cuando menos te lo esperas, han pasado años, así que no descanses ni un día, para lograr todas tus metas y que seas una coleccionista de sueños y logros.

Deseo que en el futuro la gente brinde en tu honor en todas las cantinas del planeta; que vivas tu vida con las ventanas abiertas y que desfiles esa alegría entre aeropuertos, escenarios y pistas de baile.

Espero que consigas a esa persona que te ame como te merece, que no sea tu media mitas, sino tu complemento, tu cómplice, que te diga lo genial que eres todos los días. Espero que ese hombre que está por llegar, sepa la suerte que tiene de tenerte a su lado, porque eres por mucho, una de las mejores personas de todo el mundo.

Quiero que abraces todas las estrellas, que disfrutes cada segundo, que ames, que vivas todo en primera persona y que si tienes pesadillas, se disuelvan en cada amanecer. Se libre para que seas, quién quieras ser, que navegues por aguas tranquilas y que el sol siempre te bendiga con los mejores amaneceres.

Espero que las palabras no duelan, ni pesen, que tu equipaje siempre este liviano y que tus recuerdos sean más un trampolín que un sofá.

Ojalá que todo lo bueno llegue a tu vida, que llegue pronto lo que mereces, y que aprendas de todos los errores y que el destino te muestre muy pronto lo que yo sé que pasará, porque tu porvenir es maravilloso, pero no puedo hacerte ningún spoiler.

Quiero que sepas que nada es personal, que mucha gente no es ni mala, sólo que actúan por su propio interés y no por eso te debes llenar de rencor. Quiero que tengas la sabiduría de saber pasar la página y que entiendas que quedarte en sitio quejándote de algo, jamás debe ser una opción. También quiero dejar claro que nunca debes dejar de bailar, porque cuando lo haces eres absolutamente feliz.

Espero que nunca dejes de tu naturaleza de nadar contra la corriente, que siempre seas luz en medio de tanta oscuridad y que recuerdes, que sin importar lo que pase, aquí estaré yo.

Sabes bien que me da igual lo que piensen de nosotros dos, que estoy claro que pocas personas podrán entender lo nuestro, me gusta saber que sin decirte nada podemos entendernos sólo con miradas; adoro que sepas lo que pienso, incluso antes de que lo piense y quiero que sepas que amo ese café que sirvió de excusa para conocerte, porque serás eterna en mi vida,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *