Los hombres evitan llevar al supermercado bolsas reutilizables para no parecer gays, según un estudio

Un estudio reciente de la Universidad de Penn State ha arrojado luz sobre cómo los estereotipos de género pueden influir en nuestras acciones proambientales. La investigación, publicada en la revista científica Sex Roles, involucró a 960 participantes que evaluaron varios comportamientos ecológicos, como el uso de bolsas reutilizables y el reciclaje, en términos de su percepción de masculinidad y feminidad.

Sorprendentemente, el estudio reveló que ciertos actos ecológicos son percibidos como una amenaza para la heterosexualidad de los hombres. Por ejemplo, algunos hombres creen que usar bolsas reciclables podría cuestionar su masculinidad. Esta percepción está enraizada en la idea de que los comportamientos proambientales son típicamente femeninos. Por lo tanto, cuando los hombres participan en estas actividades, pueden sentir que su orientación sexual está siendo juzgada.

Por otro lado, las mujeres no están exentas de estos estereotipos. La investigación sugiere que ciertas tareas ecológicas consideradas «masculinas», como sellar las juntas de las ventanas, podrían llevar a cuestionar la feminidad de las mujeres. Este fenómeno refleja una realidad preocupante: los estereotipos de género están influyendo en cómo individuos de ambos sexos se acercan a comportamientos ecológicamente responsables.

Este estudio no solo destaca cómo los estereotipos de género pueden ser un obstáculo para las acciones proambientales, sino que también plantea cuestiones importantes sobre la necesidad de superar estos prejuicios para fomentar una mayor participación en la protección del medio ambiente, independientemente del género.

Comparte este post