¡No es broma! Un Hombre Vende sus Peos por 85 Dólares

En una vuelta de tuerca a la moda de las criptomonedas, un cineasta estadounidense ha comenzado a vender una colección de audios de flatulencias grabadas durante la cuarentena. Sí, has leído bien. Alex Ramírez-Mallis, de 36 años, ha decidido unirse al mercado NFT (Non-Fungible Token) con una propuesta tan inusual como intrigante: «Un año calendario de pedos registrados». Estas grabaciones, que comenzaron como una broma entre amigos, ahora se venden por 0.05 ethereum cada una, aproximadamente $85.

Ramírez-Mallis y sus amigos nunca imaginaron que sus grabaciones casuales de flatulencias se convertirían en una oportunidad de negocio. Sin embargo, la reciente locura por los NFT, que ha visto la venta de activos digitales intangibles por sumas astronómicas, les proporcionó la plataforma perfecta para compartir su peculiar catálogo. Los NFT son activos digitales únicos que utilizan la tecnología blockchain para certificar su autenticidad y propiedad, y han ganado popularidad como una forma de mercantilizar creaciones digitales, especialmente en el mundo del arte.

Aunque el concepto pueda parecer absurdo, Ramírez-Mallis ve en estos pedos NFT una forma de criticar la naturaleza efímera y a veces irracional del mercado del arte. «Espero que estos pedos de NFT puedan criticar lo absurdo, y a la vez, hacer reír a la gente y hacerme rico», afirma el cineasta. Con la oferta máxima por el archivo completo actualmente en $183, está claro que hay un mercado dispuesto a invertir en estos insólitos activos digitales.

La venta de pedos como NFT no solo refleja la creatividad sin límites en el ámbito digital, sino que también plantea preguntas sobre el valor y la transaccionalidad del arte. En un mundo donde una obra de Beeple se vendió por $69 millones y un cromo digital de Cristiano Ronaldo alcanzó los $289.920, los pedos de Ramírez-Mallis se suman a la conversación sobre qué constituye el valor en el arte y la cultura digital.

Comparte este post