¿Cómo perdemos nuestro amor propio?