Un hombre ataca a policías tirándose peos en medio de un interrogatorio

En un giro insólito e hilarante, Sean Sykes, un joven de 24 años de Kansas City, ha logrado lo impensable: obligar a la policía a suspender su interrogatorio debido a sus continuas y estruendosas flatulencias. Detenido inicialmente a principios de septiembre, Sykes volvió a caer en manos de la ley el 5 de noviembre por vender cocaína en la calle y poseer un arma, además de encontrar en su vehículo drogas y dos pistolas, una de ellas robada.

El interrogatorio, que se esperaba fuera un procedimiento estándar, tomó un giro cómico y surrealista. Según el informe del detective, Sykes, en lugar de responder preguntas, optó por una táctica de distracción poco convencional: liberar una serie de flatulencias sonoras. «El señor Sykes se inclinó hacia un lado de la silla y soltó un fuerte ”peo”», relata el informe. La situación se tornó tan insoportable que el detective tomó la decisión de abandonar la sala y suspender el interrogatorio.

Este incidente, más allá de su naturaleza cómica, plantea preguntas sobre los métodos inusuales y las situaciones impredecibles a las que se enfrentan las autoridades en su trabajo cotidiano.

Comparte este post