Un millón de veces Martina

Martina Lavignasse evoca un poco esa canción compuesta por Sergio Rotman que dice en tono de vals “un segundo ha durado la vida, yo viví un millón de veces más”. Por la sencilla razón, que a su lado los segundos se multipliquen por millares, y una simple conversación con su persona, puede ser tan inconmensurable como una pequeña galaxia.

Nacida bajo las estrellas de sagitario, de pequeña siempre tuvo una inclinación hacia las artes y persiguió sus sueños con una valentía inusitada; su carta geográfica ha llevado diferentes sellos de pasaportes y es así que entre diferentes países, pudo construir la vida como la quiso.

Con punto de partida en Montevideo en Uruguay; aún su camino está muy lejos de terminar y quizás haga poderosas escalas en Hollywood, Cannes, Broadway o cualquier ciudad que le abra los brazos a su enorme talento.

Si su vida fuese un libro, se llamaría “Sin Filtros”; y le hace honor a ese postulado. Porque Martina tiene un verbo preciso, quirúrgico, trepidante y hasta adictivo. Su forma de andar en la existencia desafía las leyes de la física, porque se desplaza como un tren bala, hacia lo que quiere, sin escuchar relatos pesimistas, sin traicionarse y sin frenar ante nada.

Su forma de ser es un desayuno, por ser una persona que brinda todo lo necesario para tener un día feliz y lleno de energía. Es fanática de Shakira hasta más no poder y se siente identificada con “Sale el Sol” de la artista acuariana. No se muerde la lengua al decir que la artista colombiana, a nivel de canciones de despecho es mejor que la mísmisima Paquita la del Barrio.

Volverse devoto de su forma de ser, puede costar pocos segundos, te atrapa cuando menos te das cuenta y de esta manera, esta chica de ojos que recuerdan al mar, de pensamientos pragmáticos e incrédulos a dimensiones como el concepto del matrimonio, se gana un espacio en tu corazón.

Confiesa que no es fanática de los helados y que abre los ojos a la misma hora; justo cuando el reloj marca las 6.40 de la mañana y asegura que su concepto de felicidad es estar en paz con uno mismo.

Tiene tres tópicos no negociables a la hora de elegir a la persona de la cual puede enamorarse, una de ellas es que no sea famoso, mentiroso o superficial. Así que tienes algunas de estas características, no te vistas, que no vas. También aplica si eres capricornio, piscis o tauro.

De ella se puede decir que es defensora en extremo de su amor propio, poco le importa lo que digan los demás y casi no hace caso cuando le dicen que es egoísta cuando se elige a sí misma de primero.

Para ella su familia es su pilar y su infancia la describe como espectacular; de hecho ha aprendido de sus padres a defender sus ideas, incluso si las mismas van en contra de pensamientos de terceros, eso sí con mucha educación y respeto.

Un olor que le recuerda esa hermosa etapa es la masa recién hecha para las empanadas. Recuerda con mucho cariño las conversaciones en familia, que servían de sobremesa para disfrutar de esos momentos de calidad.

Martina, es ejemplo viviente de evolucionar con los años, y gracias a ello aprendió a ver más y disfrutar de la pintura completa, de encontrar cosas maravillosas en todas partes y disfrutar del proceso.

Para ella, rendirse nunca es una opción. Si la derriban 100 veces, se levanta las que sean necesarias. Sabe bien que no existe el amor eterno, que la mejor belleza es la natural y la felicidad, por lo general está en lo más simple.

Martina manda en el timonel de su barco, no busca tratar de enseñar a nadie, aunque lo hace a cada segunda con el ejemplo. Con ella puedes conversar por horas y los segundos agarran validez y se hacen más intensos; a su lado se vive un millón de oportunidades más y es por eso que la vida se merece a Martina un millón de veces más.

2 Comments

Add Yours

Que maravilla de descripción! Te lo dice alguien que la conoce mucho, pero que nunca hubiese podido redactar algo tan original en cuanto a su personalidad y manera de manejarse en la vida . Lo guardare como un preciado regalo . Gracias ❤️( la mama )

Fue un placer poder entrevistar a una gran persona, como es Martina. En muy buena parte se debe a sus enseñanzas. Saludos y gracias.

Leave a Reply